Una web sobre les noies invisibles de la fractura digital de gA?nere
Cerca

Nota de Prensa

APARICIÓN EN MEDIOS DE DIFUSIÓN:

Artículo en La Directa, Gamergate: intentar expulsar les dones del món tecnològic, (Impressions, 10 de febrero de 2015, nº 378)

Noticia y video en Punt TIC,  Entrevista a Joel Feliu: “El discurs neurosexista és fals però l’hem assumit” (24 de noviembre de 2014)

Artículo en “Innovadores”, Fractura tecnológica de género, del periódico El Mundo  (8 de julio de 2014)

Artículo en  Xarxanet, JovenTIC, per lluitar contra la fractura digital de gènere (3 del julio de 2014)

Noticia de “Espai Internet” (Informativo mediodía 22 junio 2014, TV3) dedicado a esta web (en catalán):  http://www.tv3.cat/videos/5143571/La-tecnologia-tambe-es-cosa-de-dones

Programa “Generació Digital”, minuto 15, breve dedicado a esta web (17 de junio 2014, Canal 33, en catalán): http://www.tv3.cat/videos/5132411/Generacio-Digital—capitol-111 …

NOTA DE PRENSA :

UN GRUPO DE INVESTIGACIÓN INTERUNIVERSITARIO LANZA UNA WEB SOBRE EL ACCESO DE LAS CHICAS Y MUJERES AL MUNDO DE LA TECNOLOGÍA

  • La web (http://joventic.uoc.edu) muestra, en las propias palabras de chicas y mujeres reales, las situaciones, con sus dificultades, pasiones y emociones, que se suelen encontrar a la hora de acceder a estudios o Trabajos relacionados con la Informática o la Tecnología, y sus estrategias de supervivencia en un ámbito dominado por hombres.
  • Se exponen también las escenas alternativas de la obra de teatro “Me gusta” donde alumnos de diferentes institutos han dado soluciones a situaciones cotidianas relacionadas con la tecnología, a las que se enfrentan las mujeres, realizadas por los actores y actrices de la Cia. Nus (http://elnus.org/)
  • Durante los últimos 10 años, según el MIT, en el mundo ha disminuido en un 30% la matrícula de mujeres en los ámbitos tecnológicos.
  • En Cataluña, un 54% de estudiantes universitarios son mujeres, porcentaje que en cambio queda reducido a un 26% en las carreras tecnológicas.
  • Las mujeres son tan usuarias de tecnologías como los hombres, pero pocas programan o tocan el hardware, de forma que esta situación las vuelve dependientes de los “expertos masculinos” cuando aparece alguna dificultad o si quieren utilizar la tecnología de una forma más técnica.
  • Se trata de un círculo vicioso: las expectativas de los roles de género hacen pensar a las chicas y mujeres que no es una opción para ellas, que no tendrán las capacidades suficientes, que es demasiado difícil.
  • El equipo de investigación hace un llamamiento a todos los sectores de la sociedad para que se impliquen en promover el acceso de las mujeres al mundo de la tecnología.
  • El objetivo de la web es tratar de desmitificar la tecnología como una cosa de hombres, difícil, y lejana, y animar a las mujeres a acceder a ella, pero con una visión realista, para que participen activamente en este ámbito y poder así transformarlo desde dentro.

¿Es el mundo de la tecnología un mundo sólo de hombres? ¿Por qué hay tan pocas mujeres? ¿Ha sido siempre así? ¿Es casual que a muchas mujeres no les atraiga este ámbito o incluso les dé miedo? ¿Cuántas veces hemos oído “no, es que esto no es para mí”, o “no lo toco que lo estropearé”? ¿Hay alguna relación entre la construcción del género y el acceso de chicas y mujeres a la tecnología?

El grupo de investigación JovenTIC ha realizado una investigación sobre el acceso de las mujeres en los ámbitos tecnológicos. Les preocupa su poca presencia en un ámbito cada día más importante en nuestras vidas, que mueve la economía, y que está creando las bases del futuro.

Fruto de la investigación lanzan ahora una web para visibilizar los testimonios de chicas y mujeres, con sus dificultades, pasiones y emociones, con tal de animar a otras mujeres a participar activamente en este mundo, y animar a la sociedad en general a transformar los obstáculos que las hace alejarse de él.
El grupo de investigación JovenTIC investiga los vínculos que existen entre el género y la tecnología desde hace más de cinco años, intentando descubrir por qué y cómo se da la desafección de las mujeres por la tecnología. No se trata de cuántas mujeres llegan a usar la tecnología: como consumidoras, usuarias o creadoras de contenido (de redes sociales o blogs, operadoras o administradoras de bases de datos, etc), están en casi más del 50%, sino que existe una infrarrepresentación en la parte de creación y diseño de las propias tecnologías, es decir, lo que correspondería a la parte de programación o a la parte de hardware (manipular placas, cables, soldadores, componentes electrónicos…). Esto genera unas desigualdades importantes, ya sea porque ellas no participan de un ámbito con tanto poder económico y simbólico hoy día, como por encontrar-se en situaciones cotidianas de dependencia del “experto masculino” a la hora de solucionar problemas con los dispositivos que usan.

Los y las miembros del grupo han realizado un conjunto de entrevistas a mujeres estudiantes de los primeros cursos de Ingeniería Informática y a mujeres trabajadoras en el mundo tecnológico, además de una amplia búsqueda de fuentes bibliográficas sobre el tema, de donde destaca, por ejemplo, que no siempre las mujeres estuvieron alejadas de este mundo: en los años 1940, 50 y 60 en los EUA muchas chicas llevaron a cabo trabajos de programación; y en distintos países asiáticos, y desde los años 1980 casi la mitad de los trabajadores en industrias desarrolladoras de TIC son mujeres. Datos como estos, junto con lo que se ha puesto de manifiesto en las entrevistas realizadas, ponen en entredicho la supuesta “incapacidad innata” o un “desinterés natural” de las mujeres hacia la tecnología. Incluso, algunas de las primeras programadoras fueron mujeres, como Ada Lovelace o Grace Hooper. Esta es entonces una problemática social relacionada con los roles de género y no con supuestas diferencias sexuales.

Datos cuantitativos y datos cualitativos

Hay muchos estudios preocupantes que muestran el número de chicas estudiando o trabajando en el ámbito tecnológico. Así, por ejemplo, en los últimos 10 años, según el MIT, en el mundo ha disminuido en un 30% la matrícula de mujeres en los ámbitos tecnológicos; y en un estudio llevado a cabo por la consultora Everys conjuntamente con el Departamento de Ensenyament de la Generalitat de Catalunya, se muestra que el 54% del total de universitarios son mujeres, pero este porcentaje se queda en un 26% en las carreras tecnológicas; al mismo tiempo, el porcentaje de chicas que estudian el Bachillerato Tecnológico continúa siendo bajo, así como el de mujeres en el mundo laboral de las TIC en el estado español, entre otros. Estos estudios delatan que nos encontramos con una disminución generalizada de la demanda y la matrícula en titulaciones técnicas (Ministerio de Educación y Ciencia), que se pone de manifiesto con un descenso significativamente relevante en matriculaciones y número de graduadas en ingenierías informátcias (Garzas, 2010). De hecho, las mujeres representaban un 23% sobre el total de estudiantes que se matriculaban en el curso 2003/4, porcentaje que disminuyó hasta un 15% en el curso 2010/11 (Instituto Nacional de Estadística). Es por esto que el grupo de investigación JovenTIC se ha interesado y ha apostado por ir al fondo de la cuestión, preguntando a las chicas sobre las dificultades con las que se encuentran, sus maneras de afrontar-las, su trayectoria vital relacionada con las tecnologías, y sus pasiones y emociones al respecto. Se trata de descubrir cuáles son los caminos que siguen para llegar y quedarse en el mundo tecnológico.

La web de JovenTIC: una web sobre las chicas invisibles de la fractura digital de género ((http://joventic.uoc.edu))

Lo que han encontrado son historias y experiencias tan interesantes como la de Gisela, que explica como en su escuela profesores y alumnos se enseñaban mutuamente en la clase de informática, ya que los primeros eran también aprendices (la mayoría de chicas explican que, ciertamente, sus clases de informática eran muy básicas). Gisela les ha explicado que ya a los doce años había comenzado a programar páginas web sola: a los doce años empecé a programar páginas web sola, porque ya cuando mi pasión por los ordenadores era extrema, empecé, “Uuh, que son estos códigos que tiene la página web?” y me empecé a interesar por el diseño web y todo, mis padres me regalaban libros sobre esto… y yo tenía doce años! Que cuando las niñas peinaban muñecas, yo estaba ahí delante del ordenador (…). Después en clase los profesores me decían: “Tú eres la niña que de niña no tienes nada”, porque a mí no me preocupaban las cosas que les preocupaban a las otras chicas (…). O explica cómo se ha sentido discriminada en diversas ocasiones por el hecho de ser mujer en un mundo donde parece que ellas no caben: hay veces que los profesores me dicen “Bien, siendo una mujer esta nota ya te va bien”, que no tiene nada que ver (…) En ese momento te sientes como… que no le puedes contestar, y es tu profesor, pero piensas “Así va el mundo, no?”. O que te hagan una entrevista y que claramente te digan que el trabajo no te lo pueden dar, “porque claro, es que fuera hay otros chicos”. No otra gente: “otros chicos”. Y te acabas sintiendo como… “Soy igual que ellos, y estoy estudiando lo mimo que ellos. Incluso mis notas son más altas que las de ellos, pero no me estás cogiendo porque soy una mujer, y porque tienes miedo que…”, no o sé. Quizá a que no sea tan buena como un chico. Cosa que se ha demostrado que no.

También es sorprendente la historia de Rosalía, cuando explica que la primera vez en habilitarse como profesora, el tribunal (sólo formado por hombres) se rió de ella y no la escucharon ni la dejaron acabar: Fue una de las veces que lo pasé fatal, que salí diciendo “Me voy a poner de dependienta de El Corte Inglés y que me dejen en paz!”. Es muy duro. Y como, gracias al apoyo de la familia y de su pareja se animó a presentarse al año siguiente, con el mismo curriculum y se pudo habilitar en segundo puesto: Esta vez fue mucho mejor. No sé si coincidió pero la presidenta era mujer, ha sido la única vez que ha sido una mujer (…). Me escucharon los tres ejercicios, nadie me dijo que fuera una inmadura, y claro, hubo gente que tenía 40 o 45 años que estaba a la puerta, que no se habilitó, pero es que yo tenía mejor currículum, o sea que, ¡no es por edad!(…) En realidad yo creo que muchos pensamos, antes de que te toque o que le toque a alguien cerca, que las cosas han cambiado mucho, y entonces piensas: “¡No! ¡Estamos en el siglo XXI! ¡Estamos en España y ahí ningún problema, eso está completamente superado!”, y luego te das cuenta de que está superado en muy pocas cosas.

Otras experiencias como la de la Alejandra explican cómo se encuentran a menudo en situaciones en que se las subestima o se las trata dando por supuesto que no saben: Hay la típica manía de los chicos de presumir de informáticos. Pero mucho, mucho, mucho. Porque además, te lo están explicando cómo si fueras tonta porque quizá no saben que estudias esto. Se encuentra en situaciones así cuando habla con amigos sobre cuestiones tecnológicas o por teléfono, y a menudo, alguien que no la conoce entra en la conversación dando consejos desde la perspectiva de quién sabe más: Claro, al final te acaba repateando tanto el hígado, que acabas diciendo, “y además, para que lo sepas, estudio Ingeniería Informática”. Entonces es cuando se calla. Me da rabia tenerle que decir porque parece que le estás pasando por la cara que estás estudiando un título de Ingeniería Informática, pero es que llega un punto que dices, “me está fardando como una mona”. Simplemente por el hecho de quizá ser una mujer, es que lo notas. Al principio comienzas a intentar establecer una conversación de igual a igual, digo, “si te gusta la informática, no tienes por qué tener un título para poder hablar de informática”. Pero intentas establecer la comunicación y él siempre por encima de ti.

Son testimonios que dan cuenta de que, bien al contrario de lo que se piensa, aún no hemos llegado a la igualdad de género. Todavía hay mecanismos, algunos más evidentes y otros más pequeños y sutiles, que hacen que las mujeres nos echemos para atrás, que no nos sintamos capaces, o que tan siquiera entre dentro de nuestro abanico de posibilidades plantearnos entrar en el mundo tecnológico. La importancia, remarca el grupo, recae en que es un mundo hace tiempo ya creciente, esencial para el desarrollo de nuestra sociedad, y donde las mujeres ya casi no están, aunque habían estado, y las que están no se ven. Lo más impactante es que sin querer, a lo largo de nuestra vida, transmitimos y recibimos mensajes que contienen estas ideas implícitas y no lo vemos, se hace invisible a nuestros ojos, pero está, como el miedo a tocar o descubrir cómo es un aparato tecnológico.

La web es un portafolio de experiencias vitales, un compendio de textos en primera persona, y una muestra de actitudes alternativas que se pueden dar en la vida cotidiana (en las escenas de teatro) en más de 80 posts, con tal de dar a conocer a toda la sociedad la problemática y las vías de solución del acceso de las mujeres al mundo de la tecnología, en la que, considera el equipo de investigación, hace falta que nos impliquemos todos y todas. La web va dirigida a chicas jóvenes que están pensando sobre su futuro como estudiantes y profesionales, pero también a profesorado, padres y madres, y todo el mundo educativo (asociaciones juveniles, Ampas, educadores de todo tipo, políticas educativas…), con tal que se impliquen en la resolución del problema.

Por eso, dentro del apartado “Cómo usar la web” hay un enlace a “Consejos Pedagógicos” donde se pueden dirigir las personas que se dedican a la educación de chicos y chicas. Destacan sobre todo, que los referentes que tienen las niñas y chicas son más importantes de lo que parece, así como que éstos puedan transmitir la idea y la confianza de que pueden ser tan competentes en este ámbito como cualquier otra persona. Esto empieza también por el tipo de juguetes infantiles, los mensajes que dan padres y madres en la escuela a las niñas, los modelos que aparecen en los libros de texto, y pasa también por las expectativas en los roles de chicos y chicas que todos tenemos.

  • JovenTIC es un grupo de investigación interuniversitario (dirigido por la Doctora Adriana Gil-Juárez) y constituído por investigadores/as de la Universitat Rovira i Virgili, la Universitat Autònoma de Barcelona y la Universitat Oberta de Catalunya. Actualmente el grup sigue trabajando con este tema.
  • La web de este proyecto ((http://joventic.uoc.edu )) es producto del proyecto de investigación: Trayectorias de vida tecnológica y género: factores psicosociales implicados en el acceso a las titulaciones de ingeniería informàtica financiado por el Instituto de la Mujer, y desarrollado durante los años 2010 a 2013. Podéis encontrar el informe de esta investigación provisionalmente aquí. Próximamente será publicado en la página web del INMU. 
  • Twitter: @JovenTIC ((https://twitter.com/JovenTIC))
  • Facebook ((https://www.facebook.com/joventic.recerca))
  • La obra de teatro “M’agrada” (“Me gusta”) es un producto de la Cia.Nus ((http://elnus.org/)) en colaboración con el equipo de investigación JovenTIC, que todavía se representa por distintos institutos de Catalunya.

It is an amazing opportunity to try different things, announcement see what you’re passionate about and figure out what you want to do in life